Leer (poesía) en la radio

El pasado martes 18 de mayo se emitió el programa número 31 de «Peligro: escritores sueltos», una iniciativa dirigida por Txusmi Sáez y Begoña Arnillas en la emisora independiente Radio Siberia. El programa lleva cada semana a escritores locales y comenta publicaciones y presentaciones, por lo que, pese a su novedad, se ha convertido en un medio de referencia para la cultura alavesa.

Esta semana era el segundo programa consecutivo dedicado al Festival Internacional de Poetas en Mayo, organizado por la también poeta Elisa Rueda. Si en el primer programa los invitados fueron Jesús Camarero, Ángela Mallén, Marisol Ortiz de Zárate, Carmen Vicente, Mariasun San Miguel y José Miguel Boal, en este tuve la suerte de participar yo, acompañado de otros miembros de la asociación de escritores alaveses: Adolfo Canillas, Catalina Garcés, Ángela Serna, Yoanna Mojón, Sara Cabrera y Patxi Redondo.

Junto a mis compañeros de Krelia, he participado otros años en recitales montados con motivo del Festival, pero no ha sido hasta este 2021 que nuestra propuesta ha pasado a las ondas. La crisis provocada por el maldito virus ha propiciado la oportunidad de vivir una nueva experiencia literaria.

A la hora de elegir los poemas me he decantado por mi libro de Mentiras para principiantes. Aunque no es la primera vez que leo poemas de este libro en público, nunca antes los había difundido por este medio, así que la repetición estaba más que justificada. Tras darle unas vueltas, me decanté por cinco poemas de amor, la mayoría de ellos pertenecientes a la sección «Mentirijillas». Son poemas importantes para mí, así que espero que os gusten.

Dejo aquí mismo la grabación. Recomiendo que escuchéis el programa completo, pero si preferís saltar a donde empieza mi parte, dirigíos directamente al minuto 18:41.

Ir a descargar

Y que vuelen los versos de mayo.

Fuera del Mundial

La Selección Española de Fútbol perdió anoche 2-0 contra Chile, lo que significa que no pasará de la fase de grupos de este Mundial de Brasil. Vamos, que está eliminada. Aunque hoy pensaba escribir de otro tema, no he podido evitar el recuerdo de un poemita que escribí hace unos años y que viene que ni pintado para este momento. Se trata de una composición inédita que trata de la decepción que supuso para ese poeta en ciernes de solo 17-18 años la eliminación en el Mundial de Francia de 1998.

Es obvio que se trata de un poema menor pero, en mi opinión, los blogs no están solo para mostrar al mundo lo bueno que eres, sino también para presentar lo malo que fuiste, esto es, para ilustrar tu evolución. Aun siendo así, (admitiendo que el desenlace del poema es al menos tan patético como lo ha sido el desenlace de la Selección Española en este Mundial 2014) creo que podría salvar de la quema, sin arrepentirme de ello, los primeros versos.

mundial

Por lo que leo en el poema, en aquella época aún perdíamos los partidos por cuestiones de suerte. Y, aunque la realidad de ahora es más dura (me temo), ¿quién se iba a imaginar por aquel entonces que la Selección Española dominaría el fútbol mundial durante seis años nada menos?

Los principios son siempre duros. La gloria es para los que perseveran.

La gira del libro (mío)

Me digo que de esta semana no pasa que hable de la gira del libro (mío). Me he tirado algo más de un mes de viajes, preparativos, nervios, idas y venidas, inmerso en la promoción de un libro de poemas que es como un niño pequeño al que hay que bautizar, presentar en sociedad, al menos entre los amigos, los familiares y los más o menos allegados. Soy consciente de que esta gira del libro (mío) tendrá continuidad en los meses que sucedan al breve y familiar paréntesis navideño. Aun así, hago un alto en el camino, pongo la vista en el retrovisor y os cuento, en dos o tres pinceladas, las vueltas que he dado ya con el libro bajo el brazo.

La salida se produjo aquí mismo. Y aquí mismo es Vitoria-Gasteiz. Anuncié el acto en el blog, pero me quedaba pendiente dar cuenta de lo sucedido, contar mis impresiones sobre el resultado. La verdad es que nos reunimos unas cuantas decenas de amigos, alumnos y exalumnos, en el Pabellón Universitario de la UPV/EHU, tantos que el piscolabis que había preparado la empresa encargada del cáterin se acabó en pocos minutos: o se quedó corto, o los asistentes tenían un hambre canina, a esas horas de la tarde de un jueves estudiantil. La presentación de Raul Montero fue improvisada y entrañable; el editor, Roberto Lastre, estuvo sobrio y nos sorprendió con una especie de collage a partir de los primeros versos de varios de los poemas incluidos en el libro; yo intenté la naturalidad y, en algunos momentos, la sonrisa, aunque algunos poemas me acercaron a la lágrima… y el dúo formado por Alejandro Ros y Ainhoa Eguiguren pusieron el colofón a la velada con su estupenda interpretación (en el doble sentido de la palabra) de tres de los poemas: «Sin más», «Mi territorio» y «El yin». Tengo que subir, sí o sí, el vídeo de la actuación porque resultó un momento verdaderamente mágico. Tengo que reconocer que parte de esa magia se consiguió gracias a la luz: varias velas chatas se dispusieron entre el público y David, uno de los técnicos de mi facultad que tuvo a bien acercarse a cuidar de que todo funcionara como debía, manejó los focos y las sombras como un maestro. Aplausos para todos ellos.

Montaje de Atipika Aflamenkada con los compis del Príncipe

La segunda parada de la gira nos llevó, a los libros y a mí, a mi querida Almansa. La presentación tuvo lugar en una sala habilitada para la ocasión en la Casa de la Cultura de mi ciudad. En ella, estuve acompañado por una gran maestra de ceremonias, Llanos Doñate, que no solo accedió a darme la palabra sino que también invitó a sus alumnos de los talleres de lectura a que se acercaran a la presentación. Conté asimismo con la presentadora del libro y del autor, la también poeta Avelina García Colmenero. La sala se quedó pequeña, se me cansó la mano de tanto firmar libros y me sentí en todo momento arropado con la gente que acudió a apoyarme en un día tan señalado. Jamás olvidaré el discurso de Avelina, recordando un cuento que me corrigió cuando me daba clase de literatura en el instituto-que-se-llama-como-mi-padre; como tampoco la asistencia de antiguos compañeros del colegio Príncipe de Asturias, algunos de los cuales hacía siglos que no veía. Aplausos para todos ellos.

Y la última ciudad en la que he presentado el libro hasta la fecha es Valladolid, el 17 de noviembre. La casualidad (bueno, esta y el Festival Intro-Music) hizo que pasara un fin de semana en casa de la familia García Pérez, en la compañía de Paula, María Ángeles y Miguel Ángel. Entre los tres prepararon el acto en el bar Desierto Rojo. ¡Y salió estupendamente! En esta ocasión, a diferencia de las otras dos paradas de la gira del libro (mío), no estaba rodeado de familiares y amigos de una manera tan general, sino que la mayoría de los asistentes, que no fueron pocos, asistieron por recomendación de Paula, esto es, yo no los conocía. Fue una experiencia gratificante, me sentí más profesional que nunca porque allí había una distancia que poco a poco, poema a poema, fue achicándose entre aquellos, mi público (curioso), y yo (perplejo). Además, el taller de teatro al que asiste mi amiga Paula, Labienpaga, preparó una representación del poema «Gracia», que desconcertó al resto de asistentes y llenó la tarde de creatividad y alma. Aplausos para todos ellos.

Haciendo el ganso con los de La bien pagá

Y eso es todo por ahora. El libro tiene que rodar. El libro hay que moverlo. He aprendido con esta minigira que uno va cogiendo tablas cuando se enfrenta al público, conocido o no, y también que si se quiere vender un libro es necesario favorecer la ocasión de que los lectores se acerquen a él. No es suficiente con tenerlo en librerías y decir a los conocidos que pueden comprarlo aquí o allí: hay que crear el momento. Por eso tengo en mente seguir con otros «bolos», torear en otras plazas, aprovechar viajes potenciales para montar el tinglado, presentarme como autor y enseñar estas Mentiras para principiantes que tantas alegrías me están dando. Tengo propuestas para ir a Bilbao; quiero hacer algo en Madrid; puede que lo lleve a Barcelona y en verano, seguro, buscaré un bonito lugar, frente a la playa, para leer mis versos. Huelga decir que tengo besos y palabras para todos.

Mentiras para principiantes

Mañana jueves, a las 19 h, presento en el Pabellón Universitario de la UPV/EHU (campus de Álava), a escasas dos manzanas del lugar donde desarrollo mi labor como docente universitario, la primera publicación de un libro de poemas mío, en concreto del poemario Mentiras para principiantes. Esa es la noticia. Con el siguiente cartel dejo constancia del acto que viviremos, una velada en la que me acompañarán los escritores Roberto Lastre (editor de ArteActivo) y Raúl Montero Gilete, así como los músicos Ainhoa Eguiguren (que cantará) y Alejandro Ros (que tocará la flauta), exalumnos míos ambos.

Cartel para la presentación de Vitoria-Gasteiz

Como decía antes, esa era la noticia. Pero hay mucho trabajo detrás, trabajo que he mantenido en secreto, hasta ahora, porque no quería anunciar esta publicación hasta que no estuviera todo medio atado. Ha sido duro porque, aunque la publicación estaba contratada desde el mes de marzo, diversas vicisitudes han hecho que la impresión y subsiguiente presentación se fuera retrasando más y más hasta que ha llegado este mes de octubre, con su cargamento de otoño. Pero ya está aquí el libro, humeando todavía y con buena disposición para pasar de mano en mano. Tan contento estuve que el martes no se me ocurrió otra cosa que hacerle una foto a algunos de los ejemplares sobre una máquina de escribir antigua que me ha regalado una gran amiga. (Ya lo contaré por aquí pero, este año, he decidido volver a sus teclas rústicas, su carro sonoro y su imposibilidad de borrado, pero esa es otra historia.) Este es el testimonio gráfico:

Recepción de los libros

No puedo dejar pasar esta oportunidad para dar las gracias a tres amigos que han colaborado desinteresadamente con su arte visual. En primer lugar, el arquitecto y fotógrafo Juan Emilio Murcia, que se hizo cargo del dibujo de portada (en otra entrada contaré cómo fue su proceso de creación); el fotógrafo Cecilio Sánchez Tomás, que hace unos años, cuando escribí la primera versión del libro, me hizo unas fotos “de autor” fantásticas, que aún utilizo, por ejemplo, en las redes sociales; y, por último, a mi amiga María Hoyos, diseñadora gráfica y fotógrafa, que me ha rediseñado el avatar de elhombrepalabra y he quedado tan contento con él que me he hecho un sello para la firma de libros.

Mañana es el gran día. Los que estéis por Vitoria-Gasteiz, pasaos, será una velada muy especial. La entrada es gratuita y, como no puede ser de otra manera, brindaremos con vino.

Besos y palabras.

Uni-Verso

El pasado jueves, 16 de mayo, se celebró en la Facultad de Letras de la Universidad del País Vasco la primera edición del recital Uni-Verso, o, lo que es lo mismo, el Encuentro de la Universidad con el poema. Yo tuve la suerte de participar en tan magno acto; la entrada de hoy es el testimonio de aquella mañana.

El acto dio comienzo a las 12 en punto de la mañana, en el aula 1.06. El maestro de ceremonias fue el profesor Juan José Lanz que, tras una presentación muy interesante, fue otorgando el turno de palabra a cada uno de los que intervenimos. Antes de los poemas, hubo una actuación de trikitixa a manos de la alumna Andrea Losada. Sonaba como los ángeles. A partir de ahí, fueron sucediéndose los poetas y los rapsodas. Hubo quienes se decantaron por la lectura de clásicos y quienes optaron, como yo, por aprovechar la oportunidad para leer poemas propios. Incluyo aquí debajo una presentación con todos los participantes, aunque el orden no es el mismo que el del día 16 de mayo; además, me temo que el ángulo desde el que realicé las fotos es… dejémoslo en mejorable.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El conjunto resultó ágil, probablemente porque había una buena mezcla entre material propio y ajeno y entre rapsodas profesores y rapsodas alumnos. Me gustaría destacar algunos poemas originales. El profesor Juan de la Cruz emocionó con un sentido poemas en el que describía la etapa tan dura que está atravesando en el plano personal. El alumno Mario Mateo tuvo la valentía de ser el primero en leer y lo hizo con un interesante poema (Mil palabras) en el que jugaba con la repetición de algunos conceptos, como el de palabra. También me impresionaron los dos poemas originales (Arte poética y Fidelidad) que leyó la alumna Andrea García. Y no me puedo olvidar de la impresionante actuación con la que se puso punto y final al acto, a cargo de los (todavía) alumnos míos Ainhoa Eguiguren y Alejandro Ros: ella cantó un poema de Alfonsina Storni (Cazador) y otro de Lope de Vega (Ausencia), y él la acompañó, en este último, a la flauta.

Espero que este Uni-Verso vuelva a repetirse en años venideros, entre otras cosas porque fue un punto de encuentro para profesores y alumnos celebrado a años luz de las exigencias y demandas académicas, oh, tan terrenales.